English / Español

Contenido de un díptico

En un díptico el texto cumple una función absolutamente crucial, ya que se trata de un tipo de folleto en el que lo que importa es presentar información sobre una empresa y argumentos que convenzan a los destinatarios de adquirir sus productos y servicios. Es fundamentalmente a través del contenido textual que un folleto cumple con su principal objetivo: aumentar las ventas. Son las palabras empleadas las que persuadirán o no a las personas acerca de las ventajas de una compañía. Aún cuando las imágenes, las formas, las líneas y los colores son también muy importantes para crear un díptico visualmente atractivo e impactante, de nada sirve un gran diseño si lo que el lector encuentra en el texto no tiene sentido o carece de interés. Ante un texto confuso o vacío las personas abandonarán inmediatamente la lectura y desecharán el folleto. Así, es fundamental dar con una totalidad en la que un gran diseño se articule con un excelente texto.

Para ello el diseñador gráfico debe trabajar en conjunto con un redactor especializado, ya que es la persona con la competencia para crear un texto ágil con la información necesaria sobre los productos, servicios y principios de una empresa. Es el redactor quien refuerza la identidad corporativa a través de las palabras elegidas. Sabe exactamente qué decir y cómo para que la compañía se encarne en el lenguaje. Es quien puede elaborar el mensaje verbal que la organización quiere dar. Crea un contenido sintético y sumamente claro para no saturar el espacio limitado del díptico y para lograr que el público lea por completo el folleto.

En BIFOLD-BROCHURE.COM presentamos algunas de las características sobresalientes de un texto efectivo para un díptico que será leído y guardado:

  • El contenido del folleto debe ser sintético, es decir, breve a la vez que pertinente e informativo. Un texto largo sólo aburrirá a los lectores o aún peor, los confundirá.
  • La sintaxis empleada debe ser simple, evitando oraciones demasiado extensas o con muchas clásulas subordinadas. Así se garantiza una lectura rápida y una comprensión adecuada.
  • Hay que emplear un vocabulario medio, es decir, capaz de ser entendido por el público en general. El exceso de terminología no hace más que complicar las cosas: si el lector encuentra demasiados términos técnicos probablemente se sentirá abrumado, confundido y aburrido, aún si se trata de un especialista, dado que en un folleto se espera una lectura placentera. Para incluir información técnica nada mejor que presentar cuadros, infografías y diagramas separados del texto central.
  • Puede utilizarse un registro (variedad de lenguaje) formal o informal, según el perfil de cada compañía y el público al que apunta.
  • El texto debe estar pensado según el tipo específico de público al que se dirige la empresa y el díptico. El contenido de un folleto debe ser acorde a los deseos y necesidades de los destinatarios, para que estos se sientan interpelados e identificados con la compañía. Más que hacer descripciones detalladas de los productos y servicios, es importante decir aquello que puede captar la atención del público y hacer que una empresa quede en su mente. Hay que atrapar a los clientes reales y prospectivos, y esto se logra mediante un texto cercano a los lectores y que logre hacerlos sentir a gusto con la institución. Además el texto debe ofrecer los argumentos que demuestran al lector las ventajas de adquirir los productos y servicios promovidos, es decir, por qué le conviene relacionarse con esa empresa. Cuando una compañía se dirige a distintos públicos es preciso contar con distintos textos adecuados a cada uno de ellos.
  • El contenido verbal tiene que ser, además de persuasivo, interesante y entretenido, para que los destinatarios completen la lectura.
  • Es importante no sólo incluir descripciones sino explicar detalladamente las ventajas de los productos y servicios ofrecidos. Para ello una buena idea es incorporar ejemplos y testimonios.
  • El texto de un díptico debe interpelar al lector mediante vocativos y llamados a la acción, tales como "Llámenos ya", "Compre nuestros productos", etc.

Por otra parte hay que considerar la distribución del texto en los cuatro paneles de un díptico, dado que cada uno tiene una función. En el panel del frente hay que atrapar la atención del público mediante una frase impactante, sugerente y clara. De esta manera los destinatarios querrán abrir el folleto y leerlo, además de guardar en su memoria la frase. En los dos paneles internos se debe distribuir el contenido central, separado en párrafos, títulos, subtítulos, símbolos, líneas, viñetas, recuadros y todos aquellos elementos que colaboren en la organización textual. Algunos de los tópicos frecuentes a encontrar aquí son: introducción, misión de la compañía y valores, descripción de productos y servicios, beneficios, presencia en el mercado, testimonios, historia de la empresa, premios, lista de clientes, funcionamiento institucional y preguntas frecuentes. En el panel final (reverso) se colocará la información de contacto para que el público se comunique con la compañía.


Visita nuestras páginas amigas

brochure designer

http://www.brochures-quotes.com

http://www.brochure-agency.com

Brochure Designer - Samples

Brochures Estimates - The Brochure Design Agency