English / Español

¿Por qué optar por dípticos?

¿Desea hacer conocer su empresa entre un público selecto? ¿Quiere que sus clientes reales y potenciales compren más productos de su compañía? Entonces Ud. necesita contar con dípticos diseñados por expertos gráficos. Estos folletos resistentes, perdurables y sumamente elegantes son los materiales promocionales indicados para consolidar la imagen corporativa y para aumentar el nivel de ventas. Toda empresa en crecimiento se beneficiará enormemente al contar con dípticos de calidad, ya que estos son sinónimo de confianza y profesionalismo empresarial.

Tal como la misma palabra lo indica, un "díptico" es un folleto que se obtiene al doblar una hoja en dos, es decir, es una pieza que cuenta con un total de cuatro paneles, dos interiores y dos exteriores. El díptico más popular está plegado a modo de libro y cumple diferentes funciones: establece los principios de una compañía ante el público, promociona sus productos y servicios y también puede actuar como carpeta comercial. Así, es una excelente herramienta para poner en manos de los clientes todos los productos ofertados por una empresa y para acercar a ellos los principios corporativos.

Con un díptico adecuadamente diseñado las personas deseadas se sentirán identificadas y sentirán que la empresa es verdaderamente seria y real. Allí encontrarán toda la información sobre la compañía para relacionarse comercialmente con ella: productos, servicios, valores, instalaciones, medios de producción, recursos humanos y datos de contacto (dirección, números telefónicos, números de fax, casilla de correo electrónico, etc.). La medida convencional de un díptico es de una hoja carta: el folleto abierto mide 8.5’’ x 11’’ y cada uno de sus cuatro paneles, 5.5’’ x 8.5’’ o 4.25’’ x 11’’. Para provocar mayor impacto visual muchas veces se realizan dípticos grandes, del tamaño de una hoja carta doble: abiertos miden 11’’ x 17’’, y sus paneles, 8.5’’ x 11’’. Por otro lado, estos folletos tienen cuatro caras, aunque a veces se los pliega para obtener ocho.

Dentro de los dípticos es posible distinguir dos casos especiales: los dípticos que sirven de catálogos y los que se emplean como carpetas de presentación. En ambos casos, los dípticos exceden la función básica promocional de un folleto. Por una parte, dado que los catálogos son piezas costosas por su gran número de páginas, una excelente opción para las pequeñas y medianas empresas es realizar dípticos como catálogos accesibles. De este modo, en cuatro caras es posible presentar la lista los productos y servicios ofrecidos, sus descripciones, precios, descuentos e imágenes.

Por otra parte, dentro de los dípticos especiales se incluyen las carpetas de presentación, piezas de cartulina o cartón, grandes, resistentes y provistas de bolsillos internos para guardar todo tipo de papeles. La función de estas carpetas es presentar en forma ordenada y elegante "inserts" (hojas sueltas), folletos (volantes, dípticos comunes y trípticos) y tarjetas personales, en eventos empresariales importantes. Las carpetas, piezas muy solicitadas para aumentar la imagen profesional de una compañía, son un capítulo aparte a la hora de realizar el diseño, dado que cuentan con características específicas: solapas, lomos, bolsillos, ranuras y otras.

Ud. puede creer que no tiene sentido invertir tiempo y dinero en folletos cuando vivimos en un mundo de comunicaciones virtuales. Se trata exactamente de lo contrario, ya que es precisamente por esta razón que los folletos siguen teniendo vigencia. Ante las relaciones veloces y abstractas el público valora quizás más que antes el material impreso, porque lo considera un signo de presencia real por parte de una empresa. Los dípticos, con su formato de libro, invitan a la lectura y son piezas que las personas consultarán cada vez que deseen contactarse con una compañía para comprar productos, contratar servicios o realizar consultas. Con un diseño y una impresión de calidad, como así también con un papel resistente, un díptico será conservado en la oficina, en el maletín o en el hogar de los clientes.

Para lograr que el diseño realizado por los expertos sea realmente un éxito, no hay que descuidar la impresión ni el tipo de papel a emplear para los dípticos. De estos factores depende que estos folletos queden en manos de los destinatarios. Un díptico mal diseñado y de pésima calidad de impresión será desechado inmediatamente como basura. Los papeles que se emplean para imprimir dípticos son papel ilustración o cartulina de 80# o 100#, con terminación brillante o mate y a veces laminados. Esto es así ya que se trata de papeles atractivos y muy resistentes al uso. Por lo general estos folletos no se realizan en grandes cantidades porque son relativamente costosos. Conviene contar con una tirada mediana o pequeña de dípticos, pero de excelente calidad, para distribuirlos en presentaciones comerciales, en expositores y por correo, es decir, para entregarlos a un público cuidadosamente selecto. No pierda de vista que para que los dípticos sean infalibles es absolutamente necesario el asesoramiento de diseñadores gráficos experimentados. Así, los folletos representarán toda la seriedad y el profesionalismo de una compañía.


Visita nuestras páginas amigas

http://www.professionalbrochuredesign.com

http://www.brochure-agency.com

http://www.brochures-quotes.com

Brochure Designers

Brochures Estimates - The Brochure Design Agency